La palabra sánscrita “surya” significa “sol”, y “namaskara”, “saludo”.

Gracias al Sol hay vida en nuestro planeta, el sol estimula todos los ciclos vitales. En el yoga está representado por el canal de energía Pingala, que corre por el lado derecho del cuerpo y transporta la energía vital.

Screen Shot 2015-12-24 at 2.03.35 PM

El saludo al sol es una serie de asanas que estimulan en nadi Pingala, es por lo tanto una secuencia vigorizante, y una excelente entrada en calor. Esta serie es por sí misma una práctica completa de yoga, ya que trabaja toda la columna vertebral, estimulando todos los centros energéticos (chakras), estirando y tonificando casi todos los músculos del cuerpo, y masajeando los órganos internos.

Es a su vez un pranayama, ya que requiere plena conciencia y dominio de la respiración, y al mantener la mente presente representa también una meditación en movimiento.

El sol (elemento fuego) es la energía de la transformación: capaz de transformar la materia de estado solido a líquido, y líquido a gaseoso. En el cuerpo humano el elemento fuego esta representado en la energía digestiva (agni), el metabolismo, encargado de transformar los alimentos en tejidos órganicos como huesos, músculos, etc.

Suryanamaskar estimula este fuego, mejorando la capacidad digestiva y la asimilación de nutrientes. Es ideal practicarlo a la mañana, pero resulta beneficioso en cualquier momento del día. Es importante realizarlo con el estómago vacío, y para optimizar sus efectos podemos agregar ujjayi pranayama (respiración sonora) y udhiyana Bhanda en cada exhalación.

Realizar una serie de 3 saludos al sol todos los días al levantarse requiere tan solo 5 minutos y cambiará por completo tu día! A practicar!!!