4 septiembre, 2015 bharatyoga

Bhramari pranayama

Sonido de la abeja. Relaja el sistema nervioso y dirige la mente hacia el interior. Induce el estado de meditación profunda. Alivia el estrés y la tensión mental. Elimina la ansiedad, la ira y el insomnio. Reduce la presión arterial y acelera el proceso de regeneración de los tejidos, por lo que es bueno practicarla luego de una operación.